11 de diciembre de 2012

Coherencia en la práctica del veganismo




La existencia de la industria de explotación animal depende principalmente de nuestro consumo. Por tanto, si queremos acabar con la violencia hacia los animales debemos comenzar por nosotros mismos, por lo que consumimos cada día.

No deberíamos olvidar —si tenemos consideración por todos los animales, independientemente de su raza, sexo o especie— que un producto con sustancias de origen animal siempre supondrá la explotación de otros individuos; aunque esta explotación no se produzca dentro de un laboratorio y sí en una granja.

Sucede que si compramos productos que no han sido "testados en animales "pero que sí llevan ingredientes de origen animal entonces no estamos haciendo ninguna diferencia, y estaríamos participando igualmente en la explotación animal.

Un sello que indique que un determinado producto es "no-testado" no advierte si el producto lleva sustancias de origen animal ni tampoco implica que esté libre de ellos. Puede que no haya sido testado en animales nohumanos pero sus ingredientes pueden provenir del matadero.

Esto demuestra el fallo de las campañas monotemáticas que, en este caso, se centran sólo en la experimentación pero se olvidan de los ingredientes. Es decir, ignoran el veganismo. La organización AnimaNaturalis es un buen ejemplo de ello. Esta organización bienestarista anima a la gente a consumir marcas que "no testan" pero que usan ingredientes de origen animal

Esa información está mal enfocada. No sólo es importante saber si una empresa experimenta en animales sino que es igual de importante saber si incluyen sustancias de origen animal en sus productos. Comprar un producto de una empresa que supuestamente no experimente pero que incluya ingredientes de origen animal es apoyar la explotación animal.

No vale como excusa decir que "hay gente que no quiere ser vegana pero así por lo menos compran productos no-testados" porque ese tipo de consumo no está evitando la explotación animal y, además, la gente puede cambiar de opinión. Las personas no son inmutables. Lo que está claro es que si nosotros no les motivamos y ayudamos a que cambien hacia el veganismo entonces probablemente nunca lo harán.

Al motivarles a que compren productos "no testados" sólo les estamos apartando del veganismo. De esa forma les hacemos creer que ya están haciendo algo bueno, cuando no es así. Esos productos pueden llevar sustancias de origen animal —y es seguro que algunas las contengan— por lo que están financiando la explotación animal. 

¿Acaso no miramos los ingredientes de la comida o de la ropa? Cualquier producto de higiene, limpieza o cosmética podría contener sustancias de origen animal.

Esas sustancias no son un "regalo" a las empresas sino que forman parte del negocio de la explotación animal. Consumir estas sustancias es dar dinero para que sigan explotando a los demás animales. Pero podemos evitar esto consumiendo otros productos que no las contengan y, de ese modo, presionar para que aumente la demanda de productos sin ingredientes de origen animal.

Hay quienes dicen que es más difícil encontrar en el mercado ese tipo de productos que sean aptos para veganos, pero tal vez esto ocurre en parte porque parece que casi nadie se está preocupando de que existan. Si nosotros mismos no los buscamos y los demandamos entonces nunca existirán ni se desarrollarán.

No hay más sustancias de origen animal en los productos de limpieza y aseo que las que hay en productos alimentarios. No son tantas en realidad. Las más habituales apenas son media docena. No estamos familiarizados con ellas porque la mayoría de organizaciones animalistas ignoran el veganismo y sólo promueven productos "no testados" con los que fomentan la errónea creencia de que comprando esos productos respetamos a los animales cuando en realidad lo que estamos haciendo es financiar su explotación a través de los ingredientes.

Si queremos respetar a los animales y no apoyar la violencia contra ellos, revisemos los ingredientes de los productos de limpieza, de aseo e higiene personal, —y todos los productos en general que usamos cada día— y consumamos solamente aquellos productos que sean aptos para veganos: sin sustancia de origen animal y de empresas que no utilicen animales no humanos para elaborar y probar esos productos.

7 comentarios:

  1. Desgraciadamente, en la ciudad donde vivo es imposible evitar comprar ciertos productos testeados en animales. Sin embargo, no compro ninguno que los lleve en sus ingredientes.

    ¿Qué piensas al respecto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues pienso que si en la ciudad donde vives no puedes encontrar productos veganos, me imagino que podrás acudir a otra ciudad diferente en la que la oferta de mercado sea mayor. O también tienes la opción de comprar los productos que necesites por Internet (existen muchas páginas españolas y de otros países que venden productos veganos). Exactamente no veo dónde estaría la dificultad.

      Eliminar
    2. No es tan fácil. Viajar no es una opción, no tengo tiempo ni para respirar luego del trabajo. Quiero comprar suplementos... Internet sería bueno, el problema es que los envíos a mi país (Uruguay) pueden resultar ser carisimos (ademas, nisiquiera se si la aduana admite comprar suplementos... son muy problematicos). ¿Conoces algun sitio donde pueda comprar internacionalmente y que los envios no sean muy caros?

      Hasta encontrar algo parecido, no tengo opciones. Es un pais muy chico, no hay muchas opciones veganas (soy el unico vegano que conozco, no hay mucha demanda)

      Eliminar
    3. Bueno, teniendo en cuenta que vives en Uruguay entonces te recomiendo que solicites asesoramiento a la asociación vegana de allí. Estoy seguro de que te podrán aconsejar mucho mejor que yo. Te paso el enlace a su página en internet:

      http://sinusaranimales.org/

      Espero que ellos puedan ayudarte en lo que necesitas.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Acá otro listado de ingredientes de origen animal.
    http://www.verdaderacompasion.org/assets/pdfs/listado%20ingredientes.pdf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lu.

      Aunque leo en esa lista que solamente se incluyen sustancias de origen animal que no tienen alternativa vegetal. El problema es que menciona, por ejemplo, el ácido láctico, el cual sí puede perfectamente derivar de vegetales:

      http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81cido_l%C3%A1ctico

      El ácido láctico es uno de esos ingredientes que a no ser que lo señale específicamente no se puede saber con certeza si es de origen animal o vegetal. Aunque si aparece mencionado en un zumo, lo más probable es que derive de la fruta, y por tanto, no es de origen animal.

      Además veo que la lista es una adaptación de un original de PeTA. El problema es que PeTA no es una organización vegana, sino una organización de ideología utilitarista, y yo no confiaría en PeTA para este asunto ni para ningún otro.

      Igualmente, te agradezco la aportación. Un saludo.

      Eliminar
  3. Efectivamente, hoy en día con internet todo es posible, puedes comprar los productos que necesites y recibirlos en casa.

    ResponderEliminar

LOS COMENTARIOS ESTÁN MODERADOS

Todos los comentarios serán revisados antes de ser publicados para comprobar si se ajustan a la temática del blog y las normas de convivencia.

En ningún caso se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen al empleo de gritos en una conversación— ni tampoco el uso de insultos, amenazas o cualquier forma de violencia verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas de este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...