8 de octubre de 2010

"Reducir el sufrimiento"


Tenemos dos opciones al expresarnos:

[1] Que las palabras que usamos tengan una definición objetiva y delimitada.

[2] Que las palabras signifiquen lo que nos dé la gana a cada momento arbitrariamente según nos convenga.

Si elegimos la primera opción entonces el uso de animales jamás puede ser calificado como "humanitario".

El concepto de ser humanitario es radicalmente incompatible con la explotación de los animales porque una actividad humanitaria por definición se lleva a cabo exclusivamente para beneficio de la persona que la recibe, pero la explotación animal no está motivada para beneficiar a los animales en ningún sentido sino para dañarlos en beneficio de los humanos. Hablar de "esclavitud humanitaria" es un oxímoron.

Además, incluso aquellas medidas calificadas como tales —como es el caso del "aturdimiento previo" en los mataderos— están en realidad motivadas para beneficiar la eficiencia económica de la explotación: para evitar daños innecesarios en la carne o prevenir accidentes laborales. Esas medidas "humanitarias" surgen para beneficiar a la explotación como actividad económica. 

Humanitario es todo aquello que hacemos por el bien de otros. La explotación animal nunca puede ser calificada como humanitaria, porque es una actividad que existe para beneficiar solamente a los explotadores, y no a los explotados. Nunca es humanitaria para sus víctimas. La única opción realmente humanitaria consiste en no explotar a nadie.

El santuario Peaceful Prairie es un refugio vegano de animales víctimas de la explotación que también realiza activismo educacional. Uno de sus principales cometidos es denunciar la mentira de la explotación animal "humanitaria".

En un texto titulado "Ganadería 'humanitaria': Un oxímoron" se explica la incongruencia de que la explotación animal pueda recibir el calificativo de "humanitaria" cuando ésta implica esclavitud y asesinato, así como todo tipo de violencia en general contra los animales.

Ahora bien, aunque en principio estoy de acuerdo con la mayor parte de lo que se expone en dicho texto, en su conclusión final habla acerca de "reducir la mayor cantidad de sufrimiento en el mundo" como un imperativo moral. Pero yo no puedo estar de acuerdo con esto.

Si "reducir el sufrimiento en el mundo" fuera un objetivo moral válido entonces sería correcto, por ejemplo, provocar la extinción deliberada de todos los animales, de todos los seres que tienen capacidad de sentir. El sufrimiento es una condición inherente al hecho de poder sentir y la única forma efectiva de reducirlo sería reduciendo el número de seres que pueden sentir. 

Sin embargo, provocar deliberadamente la extinción de un individuo, de un cierto grupo, o de todos los animales en general va en contra del interés fundamental de los animales en perpetuar su vida y no se ajusta a ninguna norma ética racional que yo conozca.

Además, si "reducir el sufrimiento" en sí mismo fuera una intención moralmente válida entonces sería legítimo promover cualquier tipo de medida que tuviera dicha intención. Por ejemplo: regulaciones de la esclavitud animal para intentar hacerla supuestamente "humanitaria". Ésa es precisamente la incongruencia que pretende denunciar el texto.

Así podemos ver que bajo la premisa de "reducir el sufrimiento" el filósofo bienestarista Peter Singer propone lo siguiente:
«Necesitamos aprender a capturar y matar los peces de mar abierto de una manera humanitaria o, si eso no es posible, encontrar alternativas menos crueles y más sostenibles que los reemplacen en nuestra dieta.»
Lo que Peter Singer está diciendo es que no hay problema en utilizar y matar a otros animales siempre que intentemos hacerlo con el menor sufrimiento posible. Pero esto nada que ver con una verdadera actitud humanitaria, pues una conducta humanitaria significa actuar por el bien de los demás. Es absurdo creer que estamos buscando el bien de otros si aceptamos y promovemos su explotación y asesinato.

Ni el dolor ni el sufrimiento son fenómenos intrínsecamente malos ni inmorales en sí mismos. Son fenómenos fisiológicos que tienen una función instrumental para la conservación de la vida sintiente. Si bien esto no significa que estemos legitimados en causarlos directamente sin el consentimiento explícito e informado de la otra persona.

El sufrimiento es parte de la vida sintiente y no hay razón que justifique juzgarlo como algo malo. El sufrimiento tiene una función biológica instrumental. El sufrimiento nos ayuda decisivamente a alejarnos del daño. El sufrimiento nos ayuda también a comprender lo que está mal: gracias a que sufrimos al ver estas imágenes podemos comprender mejor por qué está mal. El sufrimiento nos sirve para vivir y para mejorar. 

El sufrimiento no es un fenómeno intrínsecamente malo. Lo que está mal es infligir sufrimiento a otros individuos sólo para beneficiarnos a nosotros. Los animales no queremos sufrir innecesariamente o que nos lo impongan contra nuestra voluntad. Que alguien nos fuerce a sufrir para su propio beneficio es una violación de nuestros derechos. Esta imposición injusta es lo que está mal; no el sufrimiento en sí mismo.

"Reducir el sufrimiento" no es un principio ético. Esa intención puede ser un deseo que muchos tengan por empatía o por compasión; pero no es principio moral. Si ese lema fuera un principio ético entonces estaría justificado aniquilar a toda la vida sintiente del planeta; ya que es la manera más efectiva de "reducir el sufrimiento". Si "reducir el sufrimiento" fuera una norma moral entonces estaría justificado, por ejemplo, que alguien te asesinara a ti para así eliminar parte del inevitable sufrimiento que tu vida sintiente conlleva. La idea de "reducir el sufrimiento" no sólo no es un principio moral sino que además el aceptarlo conduce a aceptar cualquier crimen que supuestamente sirva para "reducir el sufrimiento".

Es razonable suponer que no todo el mundo se hará vegano del mismo modo que no todos los hombres respetarán a las mujeres como personas. Pero este defecto no sirve como excusa para promover "una mejora" en la forma en que algunos hombres violan y abusan de las mujeres. Sabemos por desgracia que no todos los hombres van a respetar a las mujeres; pero este hecho no justifica que les asesoremos o ayudemos a perpetrar sus crímenes con la excusa de "mejorar las condiciones" en que abusan de sus víctimas. La única opción justa es rechazar, condenar y prevenir la violencia contra las mujeres; no ayudar a los agresores a cometer sus agresiones en "mejores condiciones". Lo mismo vale para la violencia contra los demás animales.

Por supuesto que la intención de aliviar el sufrimiento en otras personas no es un deseo inmoral en sí mismo; pero sí tiene que atenerse a los principios éticos de igualdad y de respeto al valor intrínseco de la persona —al igual que cualquier otro deseo que tengamos— y no al contrario. Es decir, el deseo de aliviar el sufrimiento sólo es aceptable si respeta la ética. Pero un deseo nunca puede ser una norma moral. La moral se basa en la razón; y no en deseos personales.

Aunque supuestamente hubiera una forma de esclavitud que provocara menos sufrimiento que otras, eso no justifica que la aprobemos o la apoyemos en detrimento de las demás. Apoyar la esclavitud siempre es inmoral y atenta contra los derechos de sus víctimas. Toda forma de explotación animal conlleva cosificación y vulneración de los intereses de los explotados para beneficio de los explotadores. Ésta es la cuestión moral, y no el grado de sufrimiento. Dejando a un lado el hecho de que el sufrimiento no se puede medir objetivamente y su valoración siempre depende de una estimación subjetiva.

El bienestarismo ha predominado durante siglos en nuestra relación con los demás animales y no ha conducido a una situación de "menos sufrimiento". Todo lo contrario. Bajo el auspicio del bienestarismo aparecieron las granjas industriales y multitud de formas nuevas de explotación animal. El bienestarismo es un completo fracaso incluso bajo su propio criterio. El bienestarismo no ha servido en la práctica para aliviar ni evitar ningún sufrimiento de los animales

Por tanto, el sufrimiento que debemos reducir de manera moralmente legítima debe ser el sufrimiento que nosotros causemos intencionadamente a los animales. Los demás animales no tienen ningún interés en sufrir para nuestro beneficio ni nos han dado su consentimiento para que los utilicemos. En efecto los animales desean evitar el sufrimiento innecesario y nosotros no podemos justificar moralmente infligirles ninguna clase ni grado de sufrimiento por el hecho de utilizarlos.

La explotación animal es injusta en sí misma, por lo tanto todo el sufrimiento que provenga de ella —sin importar si es mucho o poco— será siempre inmoral y debemos abolir nuestra participación en él.

Esa abolición del sufrimiento moralmente injustificado la conseguiremos eliminando su causa: el especismo —la creencia de que los demás animales son seres inferiores que existen para estar a nuestro servicio como recursos.

Esa abolición debe comenzar inevitablemente en cada uno de nosotros ahora, adoptando y difundiendo el veganismo.

LIBERA A TUS ESCLAVOS: HAZTE VEGANO 

2 comentarios:

  1. "Omnivoro 'Vegano': Un oxímoron" (fallido)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No considero que sea un oxímoron. Ser omnívoro es una condición fisiológica. Ser vegano es una postura moral. Es compatible ser ambas cosas. Lo explico con detalle en este artículo:

      http://filosofiavegana.blogspot.com.es/2012/09/somos-omnivoros.html

      Eliminar

LOS COMENTARIOS ESTÁN MODERADOS

Todos los comentarios serán revisados antes de ser publicados para comprobar si se ajustan a la temática del blog y las normas de convivencia.

En ningún caso se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen al empleo de gritos en una conversación— ni tampoco el uso de insultos, amenazas o cualquier forma de violencia verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas de este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...