9 de noviembre de 2015

El negocio animalista y su comercio con la desgracia de los animales




La organización "IgualdadAnimal" (IA) vuelve a lanzar por enésima vez su campaña sobre el comercio de perros (y gatos) en China para servir de comida a los humanos. 

De nuevo, nos encontramos con esta campaña que ningunea a los demás animales que no son perros y gatos. Una campaña que pide específicamente que se acabe con esa explotación sobre perros y gatos; como si no hubiera ahora mismo otros animales sometidos a la misma opresión. Esto es un ejemplo del especismo que existe dentro del ámbito animalista. Esa campaña ignora deliberadamente al resto de animales que son igualmente explotados por el mismo motivo: porque no son humanos.

Imaginemos que existiera una campaña contra la violación de mujeres blancas en China. ¿Acaso apoyaríamos o aceptaríamos semejante campaña? Esa campaña podría justificarse apelando a que al estar dirigida al público occidental, y siendo éste de mayoría blanca, se sentiría más identificados con esas mujeres. Esa iniciativa es claramente racista. Esa campaña fomenta el racismo y no es aceptable independientemente de de las supuestas –e improbables– consecuencias buenas que pudiera tener. No sólo las mujeres blancas son víctimas de violación en China, ni sólo en China hay violación. Esa hipótetica campaña sería tan absurda e inmoral como lo es la campaña sobre el consumo de perros –y gatos– en China.

Las supuestas buenas intenciones, o las posibles consecuencias, no justifican moralmente hacer una campaña centrada en una especie que discrimina al resto de animales que están sometidos a la misma explotación. Eso implicaría asumir que el fin justifica los medios: que si la consecuencia que buscamos conseguir es buena entonces podemos hacer lo que nos dé la gana para conseguirla. Aquí tenemos precisamente la misma forma de pensar inmoral que sostiene la explotación animal.

La campaña de IA dice que supuestamente han conseguido "cerrar mataderos" de perros y gatos, pero lo que no te cuentan es que otros han abierto en su lugar. Cerrar un matadero por incumplir una normativa legal no impide que abran otros nuevos en el futuro inmediato, que cumplan esa normativa, para satisfacer la demanda del consumo de animales. La explotación existe porque existe la demanda. Mientras haya demanda, seguirán existiendo mataderos. Así que esa campaña no ha ayudado ni ha conseguido nada para los perros y gatos, o demás animales, que son explotados para servir de comida a los humanos.

Incluso aunque hipotéticamente consiguieran acabar en el futuro con la explotación de perros y gatos para comida, esto no significaría que esos animales dejaran de ser explotados para otros fines: mascotismo, experimentos,.... Ni tampoco significa que los chinos dejen de comer animales y sustituyan ese consumo por vegetales. Lo que harían en todo caso sería sustituir el consumo de perros por el consumo de vacas, cerdos, pollos, conejos, peces u otros no-humanos.

Una campaña contra el uso de perros para comida está implícitamente diciendo que no hay problema en comer vacas, cerdos, y otros animales.




La campaña de IA no ha conseguido que nadie se replantee su prejuicio especista. Todo lo contrario. Lo que consigue es que la gente siga creyendo que discriminar moralmente en base a la especie –especismo– es algo que está bien y que comer animales es algo que está bien siempre que no sean perros y gatos. Esto es especismo en su máxima expresión y es lo que esa campaña está difundiendo.

En un reciente programa de radio en el que se entrevista a Javier Moreno, director de IA, para que explique la campaña; él en ningún momento señala que lo que hacen en China es moralmente lo mismo que hacemos aquí con los animales que comemos. Es una de las locutoras del programa, Daniela Blume, la que por su cuenta establece la conexión con lo que nosotros hacemos a los demás animales. Pero después de eso, Javier Moreno continúa con su discurso sobre los perros en China. Él sigue ignorando deliberamente a los demás animales y sólo le interesa promover su campaña para recaudar dinero.

Si alguien supuestamente se interesara por el veganismo a través de una campaña especista con más razón podría haber llegado del mismo modo sin necesidad de una campaña especista. Una campaña vegana podría haber concienciado mejor aún a esa persona. No tenemos necesidad de recurrir a esas campañas injustas que perpetúan el prejuicio del especismo. Si alguien llega a conocer el veganismo no es gracias a esas campañas sino más bien a pesar de ellas.

Si en efecto la misma matanza que sucede en China está ocurriendo a pocos kilómetros de nuestras casas, en las granjas y en los mataderos, carece por completo de sentido que denunciemos las matanzas que ocurren en otros países lejanos ignorando lo que está sucediendo en nuestro entorno cercano. No se trata sólo de una cuestión de contexto o de cercanía, porque si nosotros consumimos productos de origen animal entonces esas matanzas las estamos sosteniendo directamente nosotros.

¿Por qué se hacen este tipo de campañas? Porque es un negocio para sus autores. No es activismo. Casi todo el mundo occidental está de acuerdo en que no deberíamos comer perros ni gatos. Por ello las organizaciones corporativas animalistas se centran sólo en esas especies y piden dinero, diciendo que ellos van a acabar con esa explotación en China, aprovechándose de la compasión de la gente. Su intención primaria es conseguir dinero para poder vivir de un negocio basado en explotar la explotación animal.

Los humanos comerciamos con las vidas de otros animales y, dentro de ese comercio esclavista, las organizaciones animalistas corporativas comercian para su lucro personal usando la desgracia que padecen los animales nohumanos.

Por todo ello, pienso que nadie debería apoyar esa campaña. Que cada uno reflexione por sí mismo acerca del asunto y saque su propia conclusión. 



7 comentarios:

  1. Me encanta este blog y artículo. Es bueno saber cuando algo como esto (pareciera bueno) verdaderamente no es justo.

    Vegetarian CourtesyCheesePapas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Adi. Gracias por tu comentario.

      Sin duda, mucha cosas que pueden parecer buenas a simple vista resulta luego que no lo son si las analizas con detenimiento. Esto sucede con la mayoría de campañas animalistas, por la sencilla razón de que son iniciativas que no se ajustan a ningún criterio ético básico sino que se basan en las preferencias o intereses personales de sus autores.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Buenas tardes.
      Crees que no debemos dar dinero a igualdad animal?
      Existen mejores alternativas donde poner el dinero ?

      Eliminar
    3. Hola, kramik.

      Creo que no deberíamos dar dinero a ninguna corporación animalista. Como tampoco deberíamos dar dinero a la industria de explotación animal. Son dos caras de una misma moneda.

      Si nos importan los demás animales, y consideramos que tienen un valor moral, entonces lo mejor –lo más ético y efectivo– que podemos hacer es asumir el veganismo. Siendo veganos y difundiendo el veganismo es como de verdad ayudamos a los demás animales, a todos ellos, a liberarse de nuestra violencia.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. He estado viendo varios videos de igualdad animal en el que denuncian el consumo de animales en diversos ámbitos. Una miembro de esta organización ha creado una empresa que fabrica pienso vegano para perros y gatos. Sí defienden el veganismo aunque probablemente no de la forma más adecuada. Me gustaría hacerte una pregunta personal ¿discutes o cambias opiniones con personas de igualdad animal? A lo mejor un par de buenas discusiones contigo les haría cambiar de enfoque en la forma de realizar sus campañas de publicidad. Probablemente les hicieras enfocarse en el veganismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Denuncian el consumo, dices? Bueno, creo eso no sería correcto. Lo que IA denuncia es el "maltrato", o la "crueldad", o el "sufrimiento"; no el consumo de animales. No tienen ningún problema con la explotación animal en sí misma sino que su objeción se refiere sólo al sufrimiento.

      A ver, que alguien cree una empresa o un producto para satisfacer una demanda vegana no significa que esa persona sea ni siquiera vegana, sino que simplemente aprovecha una oportunidad para hacer negocio. Por tanto, esto no significa que esté apoyando el veganismo como tal.

      IA no defiende el veganismo. No son veganos y, de hecho, están en contra del veganismo, si por veganismo aceptamos su definición original. Ellos usan la palabra veganismo como sinónimo de dieta o "estilo de vida" que evita consumir productos de origen animal, pero la despojan deliberadamente de su significado moral. Alguien puede decidir no consumir carne y demás productos animales por estar en contra de la "crueldad" de la industria, pero no porque considere que usar a otros animales es algo inmoral en sí mismo. Esto no sería veganismo sino una aplicación de otra forma de pensar: el bienestarismo.

      El bienestarismo puede conducir a evitar el consumo de animales si el bienestarista considera que así evita el sufrimiento de forma más efectiva. Pero esto no es veganismo, porque el veganismo es el rechazo moral al uso de animales no humanos, sin importar el modo en sean utilizado ni el propósito para el que sean utilizados. El veganismo no se basa en el rechazo al sufrimiento sino en el rechazo a la explotación animal, y aboga porque los demás animales sean liberados de nuestra dominación sobre ellos. Los bienestaristas quieren que la dominación y la explotación humana sobre los no-humanos continúe, pero aplicando ciertos cambios basados en el criterio de "reducir el sufrimiento".

      Los bienestaristas apoyan reformas de la explotación animal porque dicen que así se "reduce el sufrimiento" —sin ninguna prueba que lo sostenga— y también apoyan la existencia de actividades de explotación animal como, por ejemplo, la carne in-vitro, apelando a la misma excusa. Todo esto es incompatible con el veganismo. No son veganos, aunque supuestamente dejen de comer animales y de consumir productos de la industria de explotación animal de forma circunstancial.

      Hombre, hablar con alguien tiene sentido si la otra persona tuviera alguna intención de escuchar o razonar. No es el caso de los dirigentes de IA. Es como si yo intentara hablar con el presidente de una industria cárnica ¿Crees que esto podría funcionar? Todo ellos hacen lo que hacen por beneficio propio. Y porque están totalmente convencidos de su propia ideología. Mi intención es que la gente que no tiene una actitud fanática o ya definida sobre este asunto pueda leer un análisis del problema desde una perspectiva abolicionista y comprender que estas corporaciones animalistas son una parte más de la explotación animal y no merecen ningún apoyo sino sólo rechazo.

      Eliminar
  3. Ufff, pues entonces me tenían bastante engañado, pensaba que lo que defendían principalmente era el veganismo, bueno, incluso en su web tienen un apartado en la que invitan al veganismo (http://www.vivevegano.org). Qué decepción, muchas gracias por tu respuesta.
    Y felicidades por tu blog, es una maravilla. Está consiguiendo que se acostumbre a razonar un tarugo como yo.

    ResponderEliminar

LOS COMENTARIOS ESTÁN MODERADOS

Todos los comentarios serán revisados antes de ser publicados para comprobar si se ajustan a la temática del blog y las normas de convivencia.

En ningún caso se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen al empleo de gritos en una conversación— ni tampoco el uso de insultos, amenazas o cualquier forma de violencia verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas de este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...