31 de marzo de 2015

¿Una elección personal?




Acerca de esta cuestión, ya hay un artículo del activista Robert Grillo que considero que explica más o menos correctamente la naturaleza moral de esta objeción, pero me gustaría aportar algunas aclaraciones específicas al respecto que no estarían reflejadas en dicho artículo. En concreto, tengo cuatro puntos a señalar:

Primero; creo que el asunto en sí mismo no estaría bien expresado. Porque personal es todo lo referido a la persona. Decir "personal" no es un adjetivo muy esclarecedor. En su lugar, sería más correcto decir: privado. Es decir, aquel aspecto que concierne exclusivamente al ámbito íntimo de la voluntad del individuo y que no tiene por qué estar sometido a criterios objetivos o imparciales. 

Por ejemplo, elegir el color de las paredes de mi casa es una elección privada; porque es algo que no tiene por qué depender de nada más aparte de mi propia voluntad individual. Se me ocurren muchos ejemplos, pero lo importante es tener claro es que sólo es privado el ámbito que únicamente debe estar regido por la voluntad libre del individuo y por nada o nadie más.

Segundo; la costumbre de consumir animales nohumanos (y de explotarlos en general) no es personal porque no es fruto de una decisión individual sino que es un hábito heredado como consecuencia de haber vivido en una determinada cultura. Una cultura antropocentrista que considera que los demás animales son seres inferiores que existen para satisfacer las necesidades y deseos humanos. 


Por ejemplo, el hábito de comer animales no es una práctica que hayamos elegido libremente sino que nos han inculcado desde niños. Aunque nuestra mente lo asume de forma incosciente como si nosotros hubiéramos elegido voluntariamiente esta conducta.




Tercero; alegar que no debemos entrar en esta cuestión porque es privada resulta ser una contradicción en los términos porque quienes consumen a otros animales están invadiendo y destruyendo el ámbito privado de esos animales al decidir utilizarlos. Si explotamos a otros animales esto implica someter su libertad y su vida para satisfacer nuestros deseos. 

Si nosotros no queremos que nadie invada nuestro espacio privado (nuestro cuerpo) sin nuestro consentimiento expreso, entonces por lógica ¿no deberíamos actuar bajo ese mismo criterio con los demás que tienen el mismo interés en ser respetados? Y los demás incluye necesariamente también a los demás animales, que son individuos con su propio cuerpo y su propia voluntad.

Cuarto; la excusa de que no debemos cuestionar la moralidad de la explotación animal porque es una actividad que corresponde al ámbito privado no sólo la encontramos aplicada al problema del especismo. 

El mismo argumento se ha usado en el contexto humano para intentar reprimir la crítica contra aquellas prácticas que atentaban contra los derechos de humanos en situación vulnerable como es el caso de la violencia machista contra las mujeres, tal y como explican Esperanza Bosch Fiol y Victoria A. Ferrer Pérez:
«En cuanto a la violencia doméstica, su consideración como fenómeno privado ha propiciado que durante siglos se considerara, primero un derecho del marido y algo normal, y, posteriormente algo que "desgraciadamente" sucedía en algunos hogares pero que formaba parte de la vida privada de las parejas y en lo que por tanto no había que intervenir.»
En el momento en que nuestras decisiones afectan a los individuos entonces ya no estamos en el terreno de lo privado sino en el ámbito de la moral. Que yo prefiera pintar las paredes de color azul no atenta contra los intereses de otros individuos. Ahora bien, si decido que quiero decorarlas con pieles de animales entonces estoy atentando contra los intereses de los animales que quiero usar para mi beneficio.

Casi todos estamos de acuerdo en que las elecciones personales deben ajustarse a la ética básica; excepto cuando se trata de otros animales. Esto es otra consecuencia más del prejuicio del especismo.


3 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo, pero sugiere un distanciamiento o incluso discriminación hacia las personas no veganas. Reitero que estoy de acuerdo: si no acepto la conducta de un asesino, tampoco la de una persona que favorece la explotación animal y el sacrificio de los animales por puro placer. Pero el segundo caso parece superficial en nuestra sociedad. Está plenamente aceptado. Y, yo concretamente, no voy a discutir con nadie sobre mi decisión, no juzgaré a nadie por la suya y tampoco "obligaré" a nadie a seguir mis principios morales. Creo que tengo que respetar sus actos... aunque no esté de acuerdo. Supongo que es una reacción que tengo integrada, por el mismo modelo de sociedad en el que nos encontramos... Aquí, los locos, somos nosotros.
    En definitiva, nunca dejaré de estar a favor del veganismo, lo promoveré, estaré siempre muy orgullosa y me alegraré de que sigamos creciendo, pero no impondré mis pensamientos a nadie ni juzgaré su moralidad (hay personas que ni se lo plantean... como bien dices, se inculca desde pequeños).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en relación con tu comentario me gustaría aprovechar para señalar un par de puntos.

      En primer lugar; creo que es importante aclarar que yo no estoy juzgando a ninguna persona. Ni aquí ni en ninguna otra parte estoy haciendo un juicio sobre nadie. Lo único que expongo es un análisis sobre determinadas ideas, argumentos y actos. No hago valoraciones personales. Hay una radical diferencia entre realizar un juicio sobre las cosas (creencias, acciones) o hacerlo sobre las personas.

      El hecho de que una persona haga algo que yo considero como malo no significa necesariamente que sea mala. La gente puede hacer el mal motivada por un error, por una creencia inculcada, por presión social (por debilidad), y otras causas que no apelan a una supuesta maldad.

      De hecho, en varias entradas de este blog he explicado que la violencia estructural contra los demás animales tiene su origen en la educación que recibimos y en una cultura especista que hemos heredado del pasado y que se continúa por inercia social:

      http://filosofiavegana.blogspot.com.es/search/label/educación

      Por tanto, yo no estoy sugiriendo ni fomentando ningún tipo de actitud hostil, agresiva ni discriminatoria sobre otras personas. Y siento mucho que sea eso lo que te sugiera. Mi posición es todo lo contrario. Siempre he mantenido que la única manera efectiva de cambiar esta situación es mediante el activismo educacional basado en el diálogo, la persuasión y la concienciación moral.

      Eliminar
    2. Aclarado ^^

      Muy interesantes las entradas de educación. Es increíble cómo "hemos" podido llegar a ver esta crueldad como algo normal y hasta necesario, sin cuestionar nada.

      Eliminar

LOS COMENTARIOS ESTÁN MODERADOS

Todos los comentarios serán revisados antes de ser publicados para comprobar si se ajustan a la temática del blog y las normas de convivencia.

En ningún caso se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen al empleo de gritos en una conversación— ni tampoco el uso de insultos, amenazas o cualquier forma de violencia verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas de este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...