6 de octubre de 2008

Las cosas claras




En la corriente actual de pragmatismo, o quintacolumnismo, que inunda el movimiento vegano abolicionista con la intención oculta, y no tan oculta, de sabotearlo desde dentro, están apareciendo una serie de actitudes un tanto extravagantes sobre las que me gustaría comentar algo. Uno de los muchos despropósitos con los que nos se encontramos aquí se refiere al consumo de productos animales que no han sido directamente sufragados económicamente por el supuesto vegano. Eso quiere decir que por ejemplo puedo ir a un restaurante cualquiera y coger las sobras cárnicas para comerlas siempre que no haya trato económico de por medio. Supuestamente de esta manera no se está colaborando de ninguna manera en la explotación animal. Creo que lo llaman "freeganism" o algo por el estilo, o sea veganos por libre. Sé que algunos autodenominados veganos sin más también siguen esta práctica aunque sea de forma ocasional.

Esto no es una simple anécdota sino un gravísimo fallo de base en lo que respecta a lo que se entiende realmente por veganismo. Veganismo no es ir comiendo los restos de comida que se encuentra uno por ahí como si fuera un mendigo o un carroñero, con todos mis respetos posible para ambos, sino un estilo de vida ético basado en el consumo de productos vegetales para el mantenimiento de la vida tanto individual como social y que excluye el uso de cualquier producto animal y la utilización o sometimiento de animales para obtener cualquier beneficio de ellos.

Aunque no estemos colaborando económicamente estamos cometiendo un grave error moral alimentándonos del producto de una criminal explotación que supone la esclavitud, el maltrato, la tortura y el asesinato cruel de miles de millones inocentes cada año. No podemos hacer depender nuestra vida ni formar parte de algo que es tan erróneo. Una vida vegana se define por buscar, emplear y colaborar en medios de vida cuyo sustento sea la naturaleza vegetal y los animales tanto humanos como no humanos sean totalmente respetados. Por supuesto que los vegetales deben ser respetados en la medida de lo posible, pero mientras que los animales son seres con demostrada capacidad de sentir y por tanto no deben ser utilizados como cosas, los vegetales no poseen ninguna capacidad demostrada de sentir por tanto moralmente no es incorrecto usarlos como objetos pues que no estamos destruyendo unos supuestos intereses que pudieran tener, ya que carecen absolutamente de atributos esenciales para ello como la consciencia o la sentiencia.

¿Cuál es el problema de consumir productos animales que aunque habiendo formado parte del mercado hayan sido desechados? Muchísimas objeciones a ello, pero me centraré en las éticas:


- El daño está ahí. Que no estemos demandando que continúe ese daño no nos libra de mantener nuestra vida con el resultado de un crimen. Porque eso significa que estamos aceptando un hecho consumado, como es el asesinato de un animal no humano, en lugar de rechazarlo tajantemente, que es lo que se espera de un veganismo coherente y fundamentado. Un vegano no mantiene su vida con los productos animales mientras tenga siempre alternativa.

- Nuestras actos siempre tienen un carácter social. No podemos pretender denunciar un abuso tan terrible como es la explotación de los animales y al mismo tiempo usar sus productos. Necesitamos buscar, potenciar y emplear alternativas veganas y no depender de los que nos ofrece la industria que basa sus productos en el sufrimiento inimaginable de millones de animales inocentes. Veganismo es crear una cultura vegana y no aprovechar ni recolectar restos muertos.

- El veganismo es un modelo de vida. Debemos dar una imagen de que es perfectamente posible y viable un estilo de vida completamente vegano y por eso hemos de hacernos lo más visibles y reinvindicativos que podamos en nuestra vida diaria. Y eso se hace consumiendo productos de origen vegetal, libres de crueldad con los animales no humanos, y con los humanos también.


Hace ya tiempo salió un manifiesto vegano escrito por Mat Ball donde reconsideraba algunos puntos acerca de la práctica del veganismo. Teniendo en cuenta que los veganos vivimos en una sociedad que se ha basado y se basa precisamente en aquello que nosotros rechazamos, el vivir una vida puramente vegana resulta en la práctica casi imposible para muchos si se aplican criterios muy rigurosos sobre ello (hay innumerables productos de la vida cotidiana a nuestro alrededor que utilizan ingredientes animales como es por ejemolo la grasa de las escaleras mecánicas y de los ascensores). Así que de lo que se trataba según el señor Ball era diferenciar entre productos y subproductos, afirmando que el veganismo debería centrarse en los productos porque abstenerse completamente de los subproductos resultaba prácticamente imposible y además eran derivados de los primeros, si caían estos caerían a continuación los segundos.

No voy a criticar aquí la actitud práctica que defiende Mat Ball pero sí voy a decir que mal entendida lleva a una total confusión sobre lo que entendemos por producto y subproducto. Porque si no hemos consumido nada ya sea como producto o subproducto entonces aunque se tratara de un filete podríamos comerlo porque no sería desde nuestra perspectiva económica ni siquiera un subproducto, estaría realmente fuera de ambas categorías. ¿Así que por qué preocuparse?

Ya lo creo que es preocupante porque lo que se está provocando aquí es nada menos que continuar perpetuando el tremendo error de creer que uno puede defender a los animales y comerlos al mismo tiempo cuando tenemos una alternativa. El error de creer que uno puede eliminar o mejorar algo que está intrísecamente mal manteniendo los mismos hábitos tradicionales que han provocado el horror contra el que los veganos abolicionistas luchamos: usar a los animales como recursos económicos, como esclavos. Ha sido precisamente el capricho de comer animales dejándolos totalmente fuera de nuestro ámbito moral lo que ha causado el establecimiento de una industria de explotación animal tan masiva y poderosa como la que hay hoy en día. Ser vegano significa crear unos hábitos nuevos de alimentación que valen para todo momento. Los animales no son comida, sus restos tampoco. En el concepto vegano de comida se excluye cualquier cosa que tenga relación con el abuso y asesinato de animales. Y esto vale para siempre. Si uno no lo entiende así es que no tiene las cosas claras. Y por el bien de los animales y el objetivo de un mundo vegano más nos vale que las tenga.

13 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Yo es que no creo que el comer un cadáver que va a ser desechado y que va a perderse sin más sea malo o sea contribuir en la explotación animal siempre que se haga de una manera en la que nadie lo vea y así no estés legitimando la explotación animal socialmente.

    Yo creo que un vegano es una persona que lleva una actitud de respeto hacia todos los animales y que no contribuye en su explotación ni en su muerte.
    Si vas por el campo y te encuentras un cadáver en cuya muerte no has participado, mientras nadie te vea, ¿qué mal hay en aprovecharlo? A él ya le da lo mismo. (Yo no podría hacerlo, psicológicamente no lo aguantaría, pero no me parecería mal que otro lo haga).

    Mientras se haga de una manera privada y no se legitime el comer animales socialmente, yo no le veo inconveniente.

    Me parece que la diferencia de base que tenemos es que tú consideras que un vegano es aquel que no consume ningún producto animal y yo considero que un vegano es quien no participa económica ni socialmente de la explotación animal. Si lo piensas, un vegano es un boikoteador nato :P

    Los freegan molan mucho pero socialmente no dan muy buena imagen del veganismo y tristemente es un aspecto que hay que tener en cuenta cuando somos un movimiento tan minoritario.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  3. Gracias compañeros por vuestros interesantes e inteligentes comentarios.

    Me anoto la distinción que me señalas querido Culebras y no tengo ninguna duda de que veganismo y "freeganism" son dos movimientos distintos. Más adelante volveré a hablar sobre este tema para precisar más concretamente mi opinión al respecto.

    Y a mi querida vegaspes decirte que por supuesto que entiendo que ser veganos es no consumir en absoluto ningún producto animal, pero entendiendo consumir de una manera muy genérica, no solamente la engarzada dentro del sistema capitalista.

    Considero que el gran peligro de consumir inocentemente productos animales, ya sea carroña o huevos de gallinas "libres", es que nos supeditamos a depender precisamente de tales productos. Cuando el carroñero no encuentra carroña no cultiva el campo sino que caza, tanto en el caso de animales no humanos como de humanos. Para evitarlo debemos optar por alternativas vegetales siempre.

    Démonos cuenta de que la criminal explotación animal que existe hoy en día empezó siendo unos pocos animales que se tenían en propiedad por campesinos y granjeros. Para evitarlo debemos optar por alternativas vegetales y dejar de poseer animales, porque no son propiedades nuestras.

    La esencia de la mentalidad esclavista está en asumir que los animales no humanos son propiedad legítima nuestra y que podemos beneficiarnos de ellos en algún sentido. Ése es el comienzo de la explotación. Pero los animales no son propiedades sino personas libres con intereses propios y cuyas vidas debemos respetar lo máximo posible sin que eso menoscabe la nuestra.

    No debemos beneficiarnos de los animales no humanos sino respetarlos y convivir con ellos, porque son personas y tienen derechos a disfrutar de sus vidas tanto como nosotros, los animales humanos. Eso es veganismo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Quién ha hablado de poseer a esos animales? Yo, desde luego, no.

    Estoy completamente de acuerdo en que hay que respetar las vidas y la libertad de todos los animales. Pero si te encuentras un animal ya muerto en el campo y no has tenido nada que ver con su muerte (es decir, no lo has cazado) y nadie te ve (hay que cuidar la apariencia vegana) yo no veo qué hay de malo en utilizar su cadáver. No hay privación de intereses ahí.

    Es una acción puntual y tu alimentación no tiene porqué depender de ello. Mientras tengamos claros los límites no hay por qué pensar que un vegano así va a volver a comer animales y a participar de su explotación además de que a base de este tipo de acciones puntuales no se nos van a olvidar las técnicas de cultivo.

    Un besazo, compañero

    ResponderEliminar
  5. Hola, Luis. Me gustaría saber qué quieres decir exactamente con esto:

    "En la corriente actual de pragmatismo, o quintacolumnismo, que inunda el movimiento vegano abolicionista con la intención oculta, y no tan oculta, de acabar con él desde dentro".

    Más concretamente: ¿cuáles serían las características de esa corriente pragmatista a la que te refieres?; ¿a quién es leal la quinta columna en realidad?; ¿de qué forma el pragmatismo intenta acabar con el "movimiento vegano abolicionista"?; ¿cuál es la diferencia entre el sano escepticismo y el quintacolumnismo?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola veganofilo. Contestaré a tus preguntas brevemente porque tengo previsto publicar una entrada próximamente donde explicaré mi opinión acerca de ese tema más profundamente.

    Hay una serie de organizaciones y personas que dicen defender el abolicionismo de la explotación animal y el veganismo pero que sus actos, sus actitudes y sus hechos reales no coinciden con lo que supuestamente dicen defender. Porque no es cierto que defiendan la abolición animal y el veganismo. Algunos saben que no es así. Otros sencillamente mienten.

    Esa gente pretende acaparar todo el movimiento abolicionista real para tratar de reconvertirlo en nuevo movimiento bienestarista, vaciando completamente de contenido ético y filosófico al pensamiento que defiende una verdadera emancipación de los animales no humanos. Los nuevos bienestariastas que se llaman así mismos abolicionistas pragmáticos. Son una quinta columna. No buscan la abolición de la explotación animal. Sino un mejor trato para nuestros esclavos no humanos.

    El nuevo movimiento bienestarista se asocia con empresas de explotación animal para supuestamente conseguir mejoras para las condiciones en que los animales son explotados, maltratados, torturados y asesinados. Por un lado dicen que buscan mejores condiciones para los animales y que así presionen duramente a los explotadores de animales. Nada de esto es cierto. Si convencen a las empresas es por motivos económicos de conseguir una mejor y más eficiente explotación. No están atacando los cimientos de dicha industria sino colaborando activamente con ella.

    Me alegra que menciones el escepticismo porque está claro que si los ahora neobienestaristas antes abolicionistas son escépticos es sobre que se pueda conseguir la emancipación no humana en el futuro. Ya no creen en ella. Ya no la consideran viable. Por algún motivo que desconozco todavía. Intereses económicos, desgaste emocional, u otros.

    Los llamos quintacolumnas por su actitud saboteadora y porque suena mejor que llamarlos por su verdadero nombre: traidores a la causa liberadora de los animales no humanos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Luis. Agradezco tu respuesta, porque ahora ya sé exactamtente qué quieres decir. Me gustaría comentar lo que has dicho. Entrecomillo varias frases de tu texto:

    "Hay una serie de organizaciones y personas que dicen defender el abolicionismo de la explotación animal y el veganismo pero que sus actos, sus actitudes y sus hechos reales no coinciden con lo que supuestamente dicen defender. Porque no es cierto que defiendan la abolición animal y el veganismo".

    Aquí no has dado argumentos que prueben que 'sus actos, sus actitudes y sus hechos reales' no coincidan con la defensa del abolicionismo y el veganismo.


    "Esa gente pretende acaparar todo el movimiento abolicionista real para tratar de reconvertirlo en nuevo movimiento bienestarista, vaciando completamente de contenido ético y filosófico al pensamiento que defiende una verdadera emancipación de los animales no humanos."

    No has probado que sólo determinada interpretación del abolicionismo sea el "movimiento abolicionista real". Abolicionista es el partidario de la abolición (del uso de animales), de la misma forma que comunista es el partidario del comunismo, y anarquista es el partidario de la anarquía. No se deja de ser comunista, anarquista ni abolicionista por defender reformas.


    "Los nuevos bienestariastas que se llaman a sí mismos abolicionistas pragmático. ".

    El término es inadecuado y falaz, tal y como expliqué en mi blog.


    "Son una quinta columna. No buscan la abolición de la explotación animal. Sino un mejor trato para nuestros esclavos no humanos".

    Nada más lejos de la realidad. Defienden reformas y TAMBIÉN buscan la abolición de la explotación animal. Orientan su estrategia de la forma que consideran más efectiva para acabar con la explotación animal. Quien afirma que los denominados de forma insultante "neo bienestaristas" no buscan la abolición, sencillamente están mintiendo.


    "El nuevo movimiento bienestarista se asocia con empresas de explotación animal para supuestamente conseguir mejoras para las condiciones en que los animales son explotados, maltratados, torturados y asesinados.".

    No siempre es así. En muchos casos lo que se hace es buscar cambios legales a través del conflicto y la presión política, y no de la asociación con industrias.


    "Por un lado dicen que buscan mejores condiciones para los animales y que así presionen duramente a los explotadores de animales. Nada de esto es cierto".

    Como dices que 'nada es cierto', estás dando a entender que no es cierto que se busque mejorar las condiciones de los animales. Si defienden eso, es obviamente porque lo consideran efectivo, y por tanto porque buscan mejorar las condiciones de los animales. También das a entender que no es cierto que se presione duramente a los explotadores de animales. Sin embargo, en Austria se ha reducido un 35% el número de gallinas ponedoras tras la prohibición de las jaulas de batería. En España se han cerrado varias granjas por no poder hacer frenta a los estándares de bienestar animal aprobados para la Unión Europea. Estos son hechos que van en contra de lo que afirmas.

    "Si convencen a las empresas es por motivos económicos de conseguir una mejor y más eficiente explotación. No están atacando los cimientos de dicha industria sino colaborando activamente con ella."

    Las reformas no necesariamente han de suponer convencer a las empresas, sino que en muchos casos vienen impuestas políticamente.



    "Me alegra que menciones el escepticismo porque está claro que si los ahora neobienestaristas antes abolicionistas son escépticos es sobre que se pueda conseguir la emancipación no humana en el futuro. Ya no creen en ella. Ya no la consideran viable".

    No es así. Muchos de los que tú llamas "neobienestaristas" sí creen en la posibilidad de la emancipación no humana en el futuro: David Sztybel, Norm Phelps o Martin Balluch, por ejemplo.

    "Por algún motivo que desconozco todavía. Intereses económicos, desgaste emocional, u otros".

    En el caso de los que no creen la emancipación no humana, si desconoces el motivo, es un error por tu parte hacer especulaciones basadas en personalismos.


    "Los llamos quintacolumnas por su actitud saboteadora y porque suena mejor que llamarlos por su verdadero nombre: traidores a la causa liberadora de los animales no humanos."

    Más personalismos, en este caso rebosantes de agresividad verbal. Si alguien no defiende la misma estrategia que tú para terminar con la explotación animal, es que es un traidor.

    Muchos "traidores" a movimientos políticos equivocados han hecho que la sociedad mejore. Su "traición" consistió en replantearse si se estaban haciendo las cosas de forma correcta o no, y de esa forma comenzaron a actuar de una forma más correcta. Todo ello mientras los esbirros aplaudían al líder de turno y llamaban "traidor" al que defendía otras cosas.

    Personalmente no me importa que me llamen traidor. En primer lugar, porque ese lenguaje agresivo y personalizador me hace un favor, al convencer a los secuaces, gente fácilmente impresionable por las grandes palabras, la retórica y la agresividad verbal, para que se mantengan lejos de mí. Y prefiero no tener secuaces a mi lado, sino gente de mente abierta y con espíritu crítico.

    En segundo lugar, porque, por muy "traidor" que sea, hay una serie de cosas a las que nunca traicionaré: la autocrítica, la ausencia de dogmas y la acción. Otros, que me llaman traidor, no pueden decir lo mismo, especialmente en el caso de las dos primeras cosas. Es el caso de muchos cabecillas y sus esbirros.

    Pero al margen de todo esto, te diré que entre los que llamas "neo bienestaristas" hay una oposición mucho mucho mayor al consumo de subproductos que entre los abolicionistas pensamiento-Francione que conoces en persona. Ya lo verás por ti mismo. Puedes fijarte, por ejemplo, en la cerveza que beben los que conoces. Luego fíjate en la cerveza que beben los veganos "bienestaristas" ingleses. Y luego puedes mirar en Internet cuál cerveza es vegana y cuál cerveza tiene subproductos de origen animal. Espero que eso no quiera decir que los que conoces están cayendo en el pérfido pragmatismo, la quinta columna y la traición a la causa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Veganofilo. Como réplica a todo lo que has dicho empezaré diciendo que mi texto aunque de carácter filosófico no era un ensayo filosófico propiamente hablando sino una opinión personal mía. Este blog trata sobre filosofía vegana, cierto, pero de una filosofía vegana de vida, la mía, no de la filosofía vegana que todos los veganos compartimos o deberíamos compartir. Y digo esto porque lo que expreso aquí es mi pensamiento y no el de otros. Así que me interesa si tienes algo que decir por tu propia cuenta personal porque para repetir exactamente lo mismo que dicen los tres mosqueteros Balluch, Sztybel y Phelps me resulta un tanto aburrido ya. No hace falta que seas su D´Artagnan.

    Vamos a ir por partes que ya veo que no tienes algunas ideas del todo claras:

    En primer lugar, las asociaciones que defienden el abolicionismo dicen o deberían decir claramente lo que defienden y no ocultarlo secretamente. Eso es ser abolicionista. Ser abolicionista no es decir que lo eres y luego ir por ahí tratando de ocultar tus objetivos reales. Porque la abolición sólo se conseguirá exigiendo la abolición. Ahora me pedirás argumentos de por qué afirmo esto, pues es muy sencillo: si ni siquiera se habla o se exige la abolición, tal concepto ni siquiera existirá en la vida real y en las mentes de las personas. Una organización abolicionista habla sobre la abolición, la explica, la defiende y lucha por ella con todas sus energías. Cuando digo abolición me refiero a abolición total. La abolición parcial también vale pero no sería más que una victoria muy parcial. (No sé si tengo que explicarte también la diferencia entre reforma y abolición pero me lo comentas si quieres). Eso es ser abolicionista. Lo que tú creas que es ser abolicionista sencillamente no me vale porque no es sólo ser "partidario de la abolición". Eso lo podría ser supuestamente cualquiera.

    El argumento de que las reformas ayudan a los animales o de que las reformas conducirán a la abolición ya sea porque presionan a la industria o porque sensibilizan supuestamente a la gente sobre el trato a los animales es la falsedad más ingenua o más capciosa que uno pueda proponer dentro del movimiento de defensa de los animales. Porque aceptar eso supondría desviar esfuerzos que caerían totalmente en saco roto y terminar acabando con la verdadera esencia del abolicionismo. Por eso a los que lo apoyan los he llamado quintacolumnas. Y porque me gusta como suena. Aunque se podría decir que los veganos abolicionistas (los genuinos claro) somos quintacolumnas de nuestra especie puesto que nos oponemos al especismo reinante y a que domine y oprima a otras especies. El término no es ofensivo por sí mismo.

    Está bien que pongas el ejemplo de los reformistas políticos porque ciertamente los socialistas reformistas decían que ellos buscaban llegar al socialismo mediante las reformas. El tema no es si las condiciones de vida mejoraron. Sino que el reformismo sencillamente consiguió acabar con el objetivo de una sociedad socialista. Así fue. Claro que la comparación sería un tanto ridícula si la aplicamos a los animales no humanos. Porque los no humanos son esclavos, y no pueden reivindicar ninguna mejora real, ni sus defensores tampoco mientras sean propiedades. Los humanos sí pudieron porque tenían ya derechos y se les concedieron más derechos que los protegieron. Porque no eran esclavos. Los esclavos dependen completamente de la voluntad y el antojo de su dueño. En la industria animal no importan los animales absolutamente nada, sólo el producto que se obtiene de ellos. Si se acepta alguna reforma será precisamente para mejorar ese producto, si beneficia el bienestar de los animales será de casualidad y algo nimio. Sin derechos no hay nada. Para tener derechos hay que ser considerado persona. Pero los animales no son personas, según la mentalidad y la legalidad humana vigente, así que son cosas y propiedades.

    No se os puede tomar en serio salvo por el hecho de que intentais desviar la verdadera cuestión. Tú intentas hacerme creer que sólo se trata de un cambio de estrategia o de táctica para conseguir los mismos objetivos. Y yo te aseguro que eso no lo cree nadie. Podrás engañar a los que colaborando en la explotación animal que ni sepan diferenciar bien entre reforma y abolición. ¿Pero intentas convencerme a mí acaso?
    Tú ya no crees en la emancipación de los no humanos y la cosa es así de grave. Ahora te preocupas sólo de mejorar el trato que se les dé o qué se yo lo que buscas, pero la abolición te aseguro que no. Si los neobienestaristas habéis llegado a semejante estado por algún tipo de desgaste emocional personal o por otra cosa es algo que ya se verá. Pero no me vengas con esos supuestos datos de "hechos" que no existen en ningún lugar y que son completamente inventados. Ni lo que dices de Austria es cierto en absoluto ni tampoco el cierre de granjas en España. Pero es que incluso aunque lo fuera no demuestra nada de nada. Ni van a dejar de existir granjas en España ni gallinas ponedoras en Austria por esas reformas ridículas que siguen fundamentando el prejuicio de que los animales son recursos económicos. Lo que no sé muy bien es si tú lo sabes esto realmente o estás completamente cegado por la ilusión de que puedes conseguir algo "real" por el "bienestar" de los animales no humanos explotados por el hombre habiendo perdido ya toda esperanza de conseguir la emancipación. No me gustan mucho las comillas pero es que habéis pervertido demasiado el lenguaje llamando a las cosas con nombres que enmascaran en vez de significar.

    De todos modos no te lo tomes tan mal eso que tú llamas ofensas. Que tú tampoco has estado muy fino que digamos. Entiendo que aquí estamos para desahogarnos un poquito, sin quitar que lo que yo diga sean los términos correctos. Tal vez traidor no sea el apropiado, no por ofensivo, sino porque no está claro que hayais pertenecido realmente a la causa de la liberación animal. Sólo por eso. Pero vamos, que no es personal ni mucho menos. Si me lo tomara todo personal no podría vivir porque estoy rodeado de gente que colabora en la explotación animal, muchos de ellos de manera consciente. Intento, a pesar de todo, no buscar enemistades pero digo lo que pienso con franqueza.

    Otra cosa curiosa es lo que me mencionas de que los bienestaristas son más rigurosos en el tema de los subproductos y el tema de las cervezas. O sea, pero vamos a ver... Ya que son tan rigurosos que no monten en el metro o ascensores que lleven grasa animal. Porque así están colaborando en la explotación animal comprando un billete cuando podrían ir andando tranquilamente. La bici lleva grasa también... ¿es complicado, no?

    Que a mí me parece muy bien la rigurosidad, yo mismo lo soy todo lo que puedo pero te digo que busques de verdad todos los productos que llevan ingredientes animales y a lo mejor te tendrías que ir a una cueva para ser vegano del todo y no consumirlos. Competimos a ver quién es más riguroso. Me parece que Mat Ball escribió su manifiesto para algo.

    Si me pongo a comentarlo todo no termino de escribir nunca. Como dije en otro lugar, dentro de un tiempo breve redactaré una entrada extensa sobre el aciago tema del neobienestarismo y entonces ahí nos metemos más en fregaos si quieres.

    Un saludo.


    P.D: Por cierto, ese nombre de veganófilo significa amante o amigo del veganismo o los veganos. Pero no vegano o practicante del veganismo. No sé si te habías dado cuenta del detalle.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Luis. La verdad es que no tengo interés en debatir cuando lo que oigo desde mi interlocutor son ataques personales y amagos de insulto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Veganofilo. En mi comentario no hay ningún insulto ni ataque personal. Aunque a saber lo que entiendes tú por eso. Pero parece que prefieres caer en el victimismo para evitar responder a las cuestiones aquí planteadas:

    - Ser abolicionista es defender la abolición y haciéndolo claramente y con una fundamentación firme. La reforma no conduce a la abolición ni a la sensibilización ni tampoco es garantía ninguna de mejorar las condiciones de los esclavos no humanos. Los hechos lo demuestran.

    -Los ejemplos que aduces sobre Austria y España son falsos. No existen en ninguna parte ni puedes probar que tengan veracidad ninguna. Empíricamente lo que se ha demostrado es que las reformas no dificultan en nada la industria de la explotación animal ni la mentalidad especista que demanda productos animales.

    -Los neobienestaristas califican a los abolicionistas, que no comparten su postura, como fundamentalistas, intransigentes, radicales y otras lindezas. Así aparecen nombrados en los escritos de los autores que tú suscribes. ¿Eso no es un ataque personal o un insulto? ¿Qué pasa, que tenemos doble rasero? Eso se llama esquizofrenia moral.

    Por cierto, las cervezas no llevan ingredientes de origen animal, sino que en algunas se han usado para su proceso, lo cual no es exactamente lo mismo. Vuelve a leerte a Mat Ball. Yo no bebo cervezas pero te aseguro que el impacto que tiene la veganización cervecera es insignificante en la industria de explotación animal. No es que le quite importancia pero se la doy en la justa medida.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. "para repetir exactamente lo mismo que dicen los tres mosqueteros Balluch, Sztybel y Phelps me resulta un tanto aburrido ya. No hace falta que seas su D´Artagnan."

    (Aplausos y más aplausos)

    uau! hacía tiempo que no venía por aquí y qué grata sorpresa encontrar este debate tan rematadamente ganado. Jajajajajaja

    Simplemente bestial. Eres un jefazo.

    PS. No hace falta que publiques este comentario, al fin y al cabo no aporta nada al tema. Pero decirte que me ha encantado como has respondido al amante de los veganos. :P

    ResponderEliminar
  13. Ah, y me da que hay una pequeña referencia a ti en el blog de Veganófilo, aunque quizá ya la hayas visto:

    "Las acusaciones no quedan aquí. David Sztybel ha sido acusado de ser un “acosador de Francione” por escribir artículos criticando sus planteamientos. Diversas organizaciones españolas han sido acusadas de “especistas”, “esclavistas” o “cómplices de los explotadores” por defender reformas o por colaborar con organizaciones reformistas. Yo personalmente he sido acusado de “traidor”, “oportunista” y “quintacolumnista” por defender la postura que defiendo."

    ...

    ResponderEliminar

NORMAS DEL BLOG

No se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen a gritos— ni tampoco el empleo de insultos, amenazas o cualquier tipo de agresión verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas básicas de convivencia en este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...