20 de septiembre de 2011

No hay diferencia


«Detrás del mito del trato humanitario»


Denunciamos y nos oponemos a crímenes como la tauromaquia —o formas específicas de tauromaquia como es el Toro de la Vega— pero el hecho de consumir productos de origen animal significa pagar para que le hagan lo mismo a otros animales. 

No hay diferencia.

No hay diferencia porque en ambos casos utilizamos a un individuo como un simple medio para conseguir un fin. Lo utilizamos como una cosa, como un mero recurso para nuestro beneficio.

No hay diferencia porque en ambos casos se le quita la vida a alguien, que desea vivir al igual que nosotros.

No hay diferencia porque en ambos casos se viola la integridad física de alguien que no quiere que le hagan sufrir ni que le hagan daño.

No hay diferencia porque en ambos casos la única razón que se puede alegar para llevar a cabo esos actos es la tradición, el placer o la conveniencia. Pero no son razones moralmente válidas.

No hay diferencia porque en ambos casos no tenemos necesidad de explotar animales para estar sanos y tener una buena calidad de vida.

No hay diferencia porque en todos los casos se trata de esclavitud, porque tratamos a los otros animales como si fueran nuestras propiedad

No hay diferencia porque estamos violando su derecho a la vida, su derecho a la integridad física, su derecho a la libertad de movimiento; entre otros derechos

No hay diferencia porque estamos violando su condición de personas —personas no humanas— al tratarlos como cosas/propiedades/recursos para nuestro beneficio.

No hay diferencia porque en todos los usos de animales consideramos a los animales como objetos y medios para nuestros fines. 

No hay diferencia porque la tauromaquia no es un hecho excepcional, diferente o especial al resto de la explotación de los animales. La tauromaquia es sólo otro ejemplo más de la opresión que ejercemos sistemáticamente sobre los demás animales. 

No hay diferencia porque consumir animales es una costumbre mantenida por tradición y por placer; igual que la caza y la tauromaquia. Comemos animales por hábito; no por necesidad. Una dieta vegana bien planificada nos aporta todos los nutrientes que necesitamos para estar sanos.

No hay diferencia porque todas las formas de explotación animal están causadas por el prejuicio del 
especismo.

No hay diferencia porque mientras no asumamos el
veganismo como un principio moral, no se detendrá nuestra violencia contra los animales.


Artículos relacionados:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NORMAS DEL BLOG

No se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen a gritos— ni tampoco el empleo de insultos, amenazas o cualquier tipo de agresión verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas básicas de convivencia en este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...