30 de abril de 2012

Una respuesta vegana al ecologismo especista




"Por todo esto y mucho más, ahora tenemos que gastar recursos económicos en la eliminación de estos animales y la reparación de los problemas que han causado."
                                                  
A raíz de las continuas propuestas que se hacen para motivar al exterminio de animales nohumanos con la excusa de que no son autóctonos o de que perjudican el ecosistema, ésta fue mi respuesta en un blog de ambientología frente a estas iniciativas que pretenden condenar a muerte a individuos inocentes  por errores que hemos cometido nosotros. No me opongo al ecologismo como tal (la conservación del medio ambiente) a lo que me opongo es al especismo y la violencia en general incluyendo la explotación de los animales nohumanos.

------------------------------------------------------------------------------------


"Antes de nada debo decir que estoy en contra de que se liberen a visones de manera irresponsable (o a cualquier otro animal bajo nuestro dominio) a su libre albedrío, en este caso porque son animales depredadores y carnívoros que atacarán y matarán a otros animales que no tienen culpa de nada. Ésa no es la forma correcta de actuar. En caso de liberarlos, lo correcto sería responsabilizarse de ellos y cuidarlos, evitando que hagan daño a otros, igual que se hace con otros animales nohumanos liberados de la esclavitud. Aunque obviamente lo primero que deberíamos cuestionarnos es qué supuesta legitimidad moral tenemos para usar a otros animales como nuestros esclavos. Criándolos, encerrándolos y matándolos para nuestro beneficio. Es decir, haciéndoles algo que en ningún caso consideramos legítimos que otros nos hicieran a nosotros.

Por otra parte, me gustaría señalar quienes critican estas liberaciones basándose en argumentos de tipo ecologista incurren en una discriminación terriblemente injusta. Porque valoran las acciones de otros animales con un criterio radicalmente diferente al que aplican a los animales humanos. Llegando a proponer incluso que se "eliminen" (asesinen) sistemáticamente a los visones americanos, con la excusa de que dañan el medio ambiente y a otros animales. Algo que nunca propondrían (¿o sí?) cuando se trata de seres humanos que dañan gravemente al medio ambiente y a otros animales que viven en él.

Si hablamos de "especie invasora y dañina" para designar a individuos nohumanos que no son autóctonos de un territorio pero no hacemos lo mismo para referirnos igualmente a la especie humana entonces incurrimos en una discriminación injusta. Dado que el ser humano ha invadido todo tipo de ecosistemas a lo largo del planeta, dañando así muy gravemente el medio ambiente y a todos los habitantes nohumanos que viven en ellos. Sin embargo, quienes denuncian a los animales nohumanos que ellos califican como "especies invasoras" no hacen lo mismo cuando se trata de seres humanos. A pesar de que los humanos son actualmente sin ninguna duda los animales más invasores y dañinos del planeta. ¿A qué obedece este trato tan radicalmente diferente?

La especie que más daño causa, tanto al medio ambiente como a los individuos animales que viven en él, es la especie humana.  ¿Cuántos daños causan diariamente la actividad humana en número de millones de víctimas? Es una cifra abrumadora e incontable. Sin embargo, nadie  razonable propone que se extermine sistemáticamente a los individuos humanos. ¿Entonces por qué propone como medida aceptable el asesinar a los animales nohumanos que supuestamente dañan el medio ambiente? La respuesta es el especismo. El prejuicio especista de considerar que los individuos humanos, por el simple hecho de ser humanos, merecen una consideración moral diferente a la de otros animales, como se puede ver en este caso concreto.

Por supuesto, no estoy sugiriendo que exterminemos a los seres humanos. Al contrario. Lo que trata de señalar es que deberíamos respetar a los demás animales de igual modo que deseamos que se nos respete a nosotros mismos. Puesto que discriminarlos, por el simple hecho de no ser humanos, es irracional e injusto. Ellos son individuos con capacidad de sentir y que tienen intereses propios (vivir, evitar el daño, disfrutar de la vida,...). No tener en consideración esos intereses es una discriminación injusta, similar al racismo y al sexismo. No importa a qué sexo o raza pertenece un individuo. Lo que importa es que él es alguien, una persona, que tiene intereses propios. Del mismo modo, tampoco importa la especie a la que pertenece alguien para que le consideremos y respetemos.

Por otra lado, si alegamos que los visones de origen americano no tienen derecho a estar en Europa, o donde sea, por el hecho de que provienen originariamente de América, alguien podría alegar el mismo criterio en el contexto humano, alegando, por ejemplo, que los seres humanos que son de origen africano no tienen derecho a estar en Europa. Así es como razonan los defensores del racismo y la xenofobia. Y para justificar su razonamiento dicen que la presencia de humanos que no son autóctonos implica un perjuicio para los que sí son supuestamente autóctonos de ese territorio (les quitan espacio, trabajo,...). También alegan que la mezcla de razas conlleva la adulteración y pérdida de la pureza de la raza autóctona. Esto recuerda mucho a los argumentos que se suelen usar para proponer la "erradicación" de ciertos individuos no humanos.

Por cierto, me gustaría señalar que conceptos como el de "equilibrio y armonía de la naturaleza" son mitos completamente falsos y anti-científicos. No existe ningún tipo de equilibrio estable ni de armonía en la vida natural. Lo que encontramos en la naturaleza son individuos que tratan, entre otras cosas, de sobrevivir y de reproducirse.  No existe ninguna armonía entre ellos más que la derivada por la lucha por la supervivencia y la adaptación al medio. Por otra parte, la extinción, y surgimiento, de especies es algo que lleva ocurriendo desde hace muchos millones de años y es algo que sucede de manera natural. No hay ningún equilibrio ni armonía. Hablar de "conservación de las especies" como si fuera un ideal al que aspira la naturaleza es sencillamente un error. Esto no es más que un mito.

En la naturaleza no existe ninguna estabilidad ni equilibrio. Esto es un invento forjado en la mente del hombre. Según explica la teoría de la evolución por selección natural, lo que ocurre en la naturaleza es un constante cambio y dinamismo, tanto a nivel individual como global. De todos modos, teniendo en cuenta que los humanos estamos constantemente afectando - a menudo de manera muy perjudicial - al medio ambiente y a los animales nohumanos que viven en él ¿por qué no proponemos por ese mismo motivo exterminar a los humanos igual que proponemos exterminar a los nohumanos?

Si estamos a favor de exterminar a otros animales cuando supuestamente supongan un peligro para el medio ambiente entonces por, coherencia, deberíamos estar de acuerdo en efectuar la misma medida contra seres humanos que suponen un evidente y manifiesto peligro contra el medio ambiente. ¿Por qué habría que aplicar un criterio diferente para los humanos? Aunque yo no estoy de acuerdo con exterminar a nadie. Hay otras soluciones que son compatibles con respetar las vidas de otros individuos que, al igual que nosotros, desean vivir y que no les hagan daño.

Además, tal y como señala acertadamente el biólogo Pedro Méndez:
"Si no se paran primero los desmanes que causamos nosotros, la persecución de las mal llamadas especies invasoras no es más que la búsqueda de un chivo expiatorio. Así no se va a solucionar nada, más bien al contrario se van a empeorar las cosas mientras no reconozcamos que la especie exótica invasora más dañina es Homo sapiens. Primero controlémonos a nosotros mismos y luego veamos tranquilamente lo siguiente a solucionar.
Es perfectamente posible controlar poblaciones de individuos nohumanos en la naturaleza (sólo cuando sea lícito hacerlo) sin tener que recurrir a matarlos. Por ejemplo, se les puede acoger y cuidar mientras vivan. (Igual que en el contexto humano existen los campos de acogida de refugiados.) También existe la posibilidad de esterilizarlos y luego devolverlos a su hábitat (esto es algo que ya se está haciendo). Así que imposible no es. Pero para ello antes tendríamos primero que verlos como individuos que merecen respeto por sí mismos. Y no despersonalizarles mediante conceptos como "fauna", que nos impiden empatizar y reconocer que ellos no son objetos, sino que son alguien, no algo.

En definitiva, no cabe duda de que quienes liberan de manera irresponsable a los visones (y a otros animales) deberían reflexionar profundamente sobre la moralidad de sus actos y las consecuencias que tienen. Pero quienes, por otra parte, proponen asesinar a estos visones (o a otros animales) deberían reflexionar igualmente sobre lo erróneo de esa forma de ver a los demás animales como si fueran meros objetos o recursos para nuestro propio beneficio y disfrute. Como si fueran meros ejemplares de una especie, que no merecen consideración y respeto por sí mismos como individuos. Así es como muchos partidarios de ideologías racistas han visto a los seres humanos, con los resultados que ya todos sabemos. De igual manera, esa visión aplicada a los demás animales está provocando las mismas terribles consecuencias. Nuestra actual relación con los demás animales está basada en la dominación especista y la explotación sobre ellos. Y esto sencillamente no tiene ninguna justificación moral.

Como ya señalé al comienzo, no estoy a favor de liberar de la esclavitud a ningún animal nohumano para luego simplemente abandonarlo a su libre albedrío permitiendo que dañe o mate a otros individuos inocentes. Estoy a favor de liberarlos sólo en el caso de que quienes lo hagan se responsabilicen de estos individuos y eviten que hagan daño a otros. De todos modos, las liberaciones no van a conseguir acabar con la explotación animal. Esto sólo va a terminar cuando dejemos de ver a los demás animales como seres inferiores que no merecen respeto por sí mismos y que existen para ser utilizados por nosotros. 

Lo peor de todo es que los propios animales liberados no tienen ninguna culpa de esta situación. De hecho, son los únicos que no la tienen en ningún grado. Pero son ellos a quienes se pretende hacer pagar (con sus vidas) un error que hemos causado nosotros. Esto es una completa injusticia. Sería como proponer que matáramos a seres humanos por el simple hecho de haber nacido como fruto de una violación sexual. Cuando ellos no tienen culpa del origen que ha causado su vida. No es moralmente aceptable arrebatar la vida a seres inocentes que no tienen responsabilidad de una situación que ellos no han provocado, y que ni siquiera son moralmente responsables de sus actos. Por tanto, debemos ver el problema desde una perspectiva radicalmente diferente y proponer soluciones que respeten las vidas y los intereses de todos los implicados. 

Si creemos en la razón y la ética como guía de nuestra vida (y no en la mera imposición del poder, la fuerza y la violencia) es urgente que nos replanteemos y cambiemos esa injusta actitud."

2 comentarios:

  1. Una respuesta del ecologismo especista al veganismo:

    Estoy de acuerdo en que los ecosistemas son resultado de dinámicas alejadas del equilibrio. Incluso el papel de la biosfera en la regulación del clima está sujeto a importantes oscilaciones y cambios (aconsejo para entender este punto el segundo capítulo de la serie documental "All watched over by machines of loving grace" de Adam Curtis). Pero un ecologismo especista no se preocupa de la preservación de los ecosistemas actuales por el bien de tales ecosistemas, sino en beneficio y por la supervivencia de los seres humanos. El ser humano y su actividad simbólica y tecnologíca es tan parte de la naturaleza tanto como el cangrejo hermitaño y la suya. Dada la importancia que la emergencia de la tecnología humana supone para la biosfera, no es exagerado llamar "antropoceno" al periodo geoĺógico actual. Somos la causa de cambios importantes e irreversibles en los ecosistemas que nos sirvieron de cuna. Son cambios drásticos y su velocidad es superior a la de cualquier extinción masiva previa. El problema es que la complejidad de las relaciones dinámicas entre las especies de un ecosistema implica interdependencia. Y es una complejidad que apenas empezamos a entender. Cualquier sueño de controlar el sistema caótico más complejo conocido está condenado de antemano, pero preservar para el futuro tanta biodiversidad como sea posible es muy importante para nuestra especie. En primer lugar porque necesitamos que ciertos parámetros de la biosfera se mantengan dentro de un margen que posibilite la existencia de simios grandes como nosotros. En segundo, porque nuestro desarrollo tecnológico depende cada vez más de lo que aprendemos respecto a cómo procesos biológicos naturales han resuelto el problema (biomimética). La biodiversidad es nuestro mayor tesoro como fuente de ideas. Es muy probable que todo nuestro esfuerzo en preservar la biodiversidad existente no sirva finalmente para nada, pero si lo que nos importa es el futuro de la humanidad (que sea tan dilatado y fascinante como alcance nuestro ingenio), hoy solo podemos apostar a reducir los daños y empezar a hacer los deberes para que el colapso nos pille confesaos. De momento, reducir en lo posible nuestro impacto medioambiental, ampliar las reservas naturales protegidas y disminuir la población humana en tanto no contemos con un procedimiento industrial sostenible capaz de sustituir a la agricultura.

    Lo anterior es un mero recordatorio de que desde un ecologismo especista mínimamente informado, tampoco se comparte el mito del equilibrio y armonía de los ecosistemas.

    En cuanto a la consideración del especismo desde el veganismo, no voy a entrar. Creo que ya he expresado aquí en otra ocasión mi discrepancia respecto al iusnaturalismo y el racionalismo ético.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Masgüel.

      Puede ser que desde un ecologismo especista no se tenga que aceptar necesariamente ese mito en concreto de la armonía y equilibrio de la naturaleza - aunque sin duda muchos ecologistas especistas lo creen de verdad -, pero igualmente desde el ecologismo especista se aceptan y defienden de manera casi unánime otros mitos como, por ejemplo, el de que los humanos tienen derecho a explotar y exterminar a otros animales, o el mito de que la vida humana es la única que tiene valor frente a la del resto de animales. El especismo es un pensamiento irracional que se basa únicamente en prejuicios, creencias infundadas y mitos.

      Es verdad que has expresado tu discrepancia frente a la postura que aquí se argumenta, la cual va en contra del antropocentrismo moral:

      http://filosofiavegana.blogspot.com.es/2011/08/ecologismo.html

      Pero también es verdad que no has aportado ningún argumento que justifique el especismo, o que refute los argumentos que sostienen el veganismo y los Derechos Animales. Pienso que esto último sería lo realmente interesante. Porque si el antropocentrismo no tiene en efecto ningún argumento racional que sostenga su validez entonces no es diferente de cualquier pensamiento mágico, religioso e irracional. Además de ser tremendamente dañino para las vidas de los demás animales.

      Un saludo.

      Eliminar

LOS COMENTARIOS ESTÁN MODERADOS

Todos los comentarios serán revisados antes de ser publicados para comprobar si se ajustan a la temática del blog y las normas de convivencia.

En ningún caso se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen al empleo de gritos en una conversación— ni tampoco el uso de insultos, amenazas o cualquier forma de violencia verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas de este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...