9 de marzo de 2014

Bienestarismo y Bienestar Animal: algunas aclaraciones




Bajo mi punto de vista, es importante aclarar una distinción relevante: la postura del Bienestar Animal es diferente de la doctrina ideológica del bienestarismo. Aunque es cierto que están contextualmente muy relacionadas. Sin embargo, suelen ser confundidas como si se tratara de lo mismo. Pero yo entiendo que no lo son.

Llamamos bienestarismo a una rama o extensión de la ideología del utilitarismo que se aplica específicamente a nuestra relación con los animales nohumanos. Es una doctrina que reconoce que los otros animales tienen un interés genuino en evitar el sufrimiento y que ese interés debe ser considerado al mismo nivel (más o menos) que el interés en no sufrir de los humanos. El bienestarismo es una adaptación del utilitarismo. Ambos nacen del pensamiento de Jeremy Bentham, en la segunda mitad del siglo XVIII, quien pasa por ser el primer pensador que atribuyó un valor intrínseco a los intereses de los otros animales que no dependía de su relación con los intereses humanos.

Pero lo que denominamos Bienestar Animal existía desde mucho antes que apareciera el bienestarismo. Encontramos leyes registradas ya en el siglo siglo XVII que prohibían el "trato cruel" a los esclavos nohumanos. El Bienestar Animal consiste en una postura concreta en favor de regular el uso de animales nohumanos para beneficio de los humanos que se deriva directamente del antropocentrismo y que se preocupa acerca de la crueldad o el sufrimiento excesivo que infligimos a los demás animales. Pero dicha preocupación no se fundamenta en la consideración de los intereses de estos animales sino en la preocupación de que eso afecte negativamente a los humanos.

Podemos comprobar que, independientemente del nombre que les atribuyamos al final, nos encontramos con dos posiciones teóricas diferentes.

Es habitual que a menudo haya confusión o equiparación entre ambas posturas, debido a cierta semejanza y a que el bienestarismo ha sido, y sigue siendo, uno de los principales impulsores de la política del Bienestar Animal desde principios del siglo XIX. Pero es posible ser partidario del Bienestar Animal sin tener que que compartir la línea ideológica del bienestarismo. Y, asimismo, un bienestarista no tiene por qué apoyar obligadamente el Bienestar Animal.

En realidad, el Bienestar Animal pertenece a un movimiento amplio que denomino proteccionismo. El proteccionismo es una postura ideológica antropocentrista que considera que debemos proteger a los animales nohumanos (aceptando su estatus de propiedad humana) en tanto que esa protección tenga como motivación y objetivo favorecer a los humanos.

Tanto el bienestarismo como el Bienestar Animal tienen en común el ser posturas consecuencialistas; no normativas. Esto quiere decir esencialmente que su criterio no se basa en principios (normas) sino en objetivos.

El consecuencialismo es la postura ideológica que se resume en el lema: "el fin justifica los medios". Es decir, al consecuencialista sólo le importa lograr un determinado objetivo sin limitarse por ningún otro condicionamiento. Dentro de esta tendencia estaría tanto el bienestarismo como el proteccionismo (el Bienestar Animal). En cambio, la postura normativa o deontológica considera que hay principios básicos que no debemos vulnerar a la hora de lograr un fin determinado, por muy loable que sea ese fin. En esta categoría, se incluirían el veganismo y los Derechos Animales.

Los bienestaristas (los partidarios del bienestarismo) pueden apoyar literalmente cualquier cosa que ellos crean que ayudaría a "reducir el sufrimiento" o a "aumentar la felicidad" de los no-humanos. Entre esas cosas, estarían las leyes que promueve el Bienestar Animal. 

Estas palabras de la bienestarista Ingrid Newkirk resumen el punto central de la filosofía bienestarista:

"«Si solo pudiera tener una cosa, sería acabar con el sufrimiento». «Si puedes tomar cosas de los animales y matar animales todo el día sin causarles sufrimiento, entonces lo tomaría... Todo el mundo debería estar de acuerdo en que los animales no deberían sufrir si los vas a matar o vas a robarles, tomando la piel de sus espaldas o cogiendo sus huevos, o lo que sea. Pero tú no deberías hacerles pasar por una tortura para hacer eso»."
Un bienestarista no reconoce que exista un interés genuino en vivir, en continuar existiendo, o en ser libre (autonomía personal). No reconocen ningún otro interés que no sea el de conseguir placer y evitar el dolor. De ese modo, los bienestaristas no tienen inconveniente en apoyar el asesinato (como es el conocido caso de la organización PeTA) o en promover la esclavitud; siempre en tanto que ellos crean que eso sirve para "eliminar el sufrimiento" o "aumentar la felicidad". 

Por otro lado, los partidarios genuinos del Bienestar Animal, desde la postura proteccionista, estarían a favor de cualquier medida que sirva para garantizar el que no haya un "sufrimiento excesivo" en lo que respecta al uso de animales nohumanos. Por ejemplo, dentro de las regulaciones de Bienestar Animal se incluyen medidas sobre la manera en que los animales son conducidos al matadero para ser degollados y despellejados.

Sin embargo, la preocupación fundamental no es el bienestar de los animales nohumanos sino que es primeramente el bienestar de los humanos:

«La protección de los animales en el momento del sacrificio o la matanza específicamente, es una cuestión de interés público que influye en la actitud de los consumidores frente a los productos agrícolas. Por otro lado, la mejora de la protección de los animales en el momento del sacrificio contribuye a mejorar la calidad de la carne y tiene un efecto positivo indirecto en la seguridad laboral en los mataderos.»
Posturas como la del Bienestar Animal parecen preocuparse por los demás animales, pero en realidad sólo se preocupan de favorecer los intereses de sus explotadores.

Los partidarios del Bienestar Animal serían consecuencialistas sólo respecto de los no-humanos, mientras que a los humanos sí les reconocen un valor intrínseco que les impide tratarlos como si fueran meros recursos. Esta discriminación es lo que señalamos como especismo.

Es decir, mientras que el bienestarismo sí daría un valor intrínseco al sufrimiento de otros animales, el Bienestar Animal sólo lo tiene en cuenta en relación con los intereses humanos. El Bienestar Animal es una postura derivada del antropocentrismo mientras que el bienestarismo es una forma de utilitarismo.


La confusión terminológica entre bienestarismo y Bienestar Animal continuará, al igual que otras confusiones, pero espero que esta breve nota ayude al menos a clarificar que hay dos conceptos distintos detrás de esos términos.

Después del especismo, el peor prejuicio al que nos enfrentamos es la idea de que a los demás animales sólo les importa "sufrir y disfrutar". Esa noción (que tanto bienestarismo como Bienestar Animal comparten) no respeta a los otros animales como personas y los considera simples instrumentos para fomentar el bienestar general o para reducir el sufrimiento. Esta forma de pensar siempre perpetúa nuestra opresión sobre los demás animales.

4 comentarios:

  1. He leído tu texto y aun sigo confundido en cuanto a la diferencia básica entre bienestarismo y bienestar animal, sigo confundido y continuo creyendo que son lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues intento explicarlo de nuevo de forma concisa.

      El bienestarismo es una ideología. Es una doctrina que dice que sólo importa el bienestar de los individuos. No importa su libertad ni sus vidas ni ninguna otra categoría aparte de su bienestar. Al bienestarismo pretende, como objetivo, favorecer la felicidad y reducir el sufrimiento. Y para conseguirlo no duda en ignorar o pisotear cualquier otra cuestión.

      En cambio, el Bienestar Animal es simplemente una postura a favor de regular la esclavitud de los animales nohumanos. Pero su objetivo no es en realidad favorecer el bienestar de los esclavos, sino el bienestar de los humanos que los consumen. El bienestar de los nohumanos dependerá siempre de si éste favorece a los humanos. El Bienestar Animal existe para beneficiar a los humanos; no a los esclavos nohumanos.

      Puntos en común:

      * Ambos aceptan y promueven la esclavitud.

      * Ambos se centran en el tema del bienestar.

      Puntos divergentes:

      *El bienestarismo considera relevante el bienestar de los animales nohumanos en sí mismo. Valora el interés de los nohumanos en evitar el sufrimiento, sin importar si esto favorece o no a los humanos.

      *El Bienestar Animal considera relevante por sí mismo exclusivamente el bienestar de los humanos. El bienestar de los nohumanos esclavizados estará siempre supeditado a favorecer los intereses humanos.

      ¿Ves ahora las diferencias?

      Eliminar
  2. No se de donde habrás sacado esas definiciones pero a mi me parece que bienestar animal y bienestarismo vienen a ser prácticamente lo mismo. La única diferencia es el significado que cada persona le de al llamado bienestar animal. Por ejemplo conozco personas para las que el bienestar animal significa evitar que los animales experimenten sufrimiento e intentar que tengan la mejor vida posible y de hecho a estas personas también les importan la vida y libertad de los animales, están en contra de su explotación. En cambio para otras personas el bienestar animal es simplemente que los animales no vivan en las peores condiciones pero siguen apoyando su explotación. Más que 2 conceptos diferentes -bienestar animal y bienestarismo- el bienestar animal varia en función del significado que le de cada individuo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las definiciones las saco de la realidad. No las creo yo, ni me las invento.

      Bienestar Animal y bienestarismo no son lo mismo. He razonado por qué no lo son. Pero no veo que aportes ningún argumento que refute mi explicación. Todo lo que alegas incurre en una evidente confusión.

      Tu reflexión confunde la postura definida del Bienestar Animal - que pertenece al contexto de la explotación animal institucionalizada - con la noción básica y genérica de bienestar (ya sea referido a humanos o nohumanos). Cuando decimos «Bienestar Animal» nos referimos a una doctrina concreta y específica; no nos referimos simplemente al bienestar de los animales como concepto general. Es evidente que confundes ambas nociones debido a su parecido terminológico.

      Por supuesto que no hay nada de malo en preocuparse por el bienestar de otras personas (humanas y nohumanas). Pero obviamente esa preocupación por el bienestar no justifica violar otros valores morales como la vida y la libertad. Sin embargo, la postura que se tradicionalmente se (auto)denomina Bienestar Animal pertenece a un contexto especista que acepta y promueve de partida el manipular y destruir las vidas de los animales nohumanos.

      Eliminar

LOS COMENTARIOS ESTÁN MODERADOS

Todos los comentarios serán revisados antes de ser publicados para comprobar si se ajustan a la temática del blog.

En ningún caso se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen al empleo de gritos en una conversación— ni tampoco el uso de insultos, amenazas o cualquier forma de violencia verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas de este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...